Nosotros

El automovilismo deportivo mexicano cuenta con una vasta historia de éxitos, tanto al interior del territorio nacional como en el extranjero, y son innumerables los contribuyentes al deporte motor azteca, mismo que se ha forjado como uno de los más importantes en el continente americano, equiparable quizá al que se goza en otras latitudes latinoamericanas como Argentina y Brasil. Pilotos los hay en cantidades y talento sobra a los mexicanos por lo que incluso podría resultar extraño que tan solo seis volantes de nuestro país hayan llegado al pináculo del deporte motor, la Fórmula Uno, y que igualmente sean sólo 15 Grandes Premios de México los que se hayan disputado en los 64 años de vida de la máxima categoría del automovilismo mundial.

En el centro de nuestro automovilismo está la joya de nuestras pistas: el Autódromo Hermanos Rodríguez, que es uno de los más técnicos por el que han circulado los autos de Fórmula Uno y que cuenta con un sinnúmero de curvas icónicas y difíciles de sortear aún para los mejores pilotos del planeta. Ahí descansa la Peraltada, inamovible, desafiante y paciente a que llegue la siguiente camada de pilotos buscando superarla camino a la gloria que representa la bandera a cuadros que los espera a su salida. No importa que su peralte haya sido reducido en varias ocasiones desde el primer GP de México, o que un accidente del legendario Ayrton Senna en 1991 casi haya terminado con la vida del brasileño y de la curva, o que simplemente sea considerada una curva muy peligrosa por lo veloz y técnica que resulta; la Peraltada sigue ahí, símbolo de las épocas de gloria del automovilismo mexicano y la última de las tres grandes curvas del autódromo capitalino.

Desde los hermanos Pedro y Ricardo Rodríguez quienes junto con Moisés Solana fueron los primeros mexicanos en F1 y trazaron el camino del deporte motor en México promoviendo la construcción del Autódromo de la Magdalena Mixiuhca con el apoyo del entonces presidente Adolfo López Mateos, pasando por Héctor Alonso Rebaque y la fundación del primer y único equipo mexicano en correr en la F1, hasta la llegada de Sergio “Checo” Pérez y Esteban Gutiérrez a Sauber para iniciar su propia historia en la máxima categoría, el automovilismo mexicano cuenta con gran cantidad de historias que relatar, muchas alrededor de la mítica Peraltada y cómo los héroes del automovilismo mexicano se enfrentaron a ella; pero también restan muchas páginas que escribir en el mundo del deporte motor y ahí estaremos con nuestros textos listos para traerlas a ustedes; de México para el mundo y del mundo para México porque la afición merece un sitio único como la F1 mereció y merece una curva única como la Peraltada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *