Objetivo: Maranello

Sergio “Checo” Pérez entra en su séptima temporada de la Fórmula Uno con un objetivo más claro que nunca: llegar a la Scuderia Ferrari en 2018. Si bien en 2013 pudo llegar a un equipo grande -McLaren- lo cierto es que el tapatío nunca ha escondido su inclinación hacia la escudería escarlata de Italia y sus movimientos en 2017, rechazando a Renault quien le daba seguridad en el largo plazo, fueron enfocados en esperar la plaza que hoy ocupa el finlandés Kimi Raikkonen quien, presumiblemente, se retirará al terminar la campaña actual.

Si llegar a McLaren, un equipo que comenzaba la picada en la que hoy sigue sumido, fue una meta alcanzada en la entonces naciente carrera del mexicano, llegar a Ferrari sería la consolidación de la primera parte del proyecto para entonces buscar pelear por un título en la máxima categoría del automovilismo.

Las credenciales le sobran a Checo: podios en Sauber y Force India, manejo increíble del auto en situaciones complicadas como Mónaco, pista mojada y excelente control de la degradación de los neumáticos, así como una madurez que afectó su reputación durante algún tiempo tras su paso por la escudería de Woking. Es claro que se ha convertido en un piloto atractivo para los equipos grandes y que su futuro podría estar en Ferrari, como él lo desea, o en algún otro, dependiendo como se acomode el mercado de 2018.

Y sin embargo, Maranello es el lugar con el que sueña Pérez. Poder llegar al nombre más grande la da F1 es un sueño que el mexicano ha tenido desde pequeño y que no oculta, si bien lo deja ver discretamente en sus guiños a los escarlatas. Nunca pensó en encontrarse la oportunidad de McLaren antes que la de Ferrari y, francamente, no era para rechazarse, pero aún en su año en Woking, el tapatío no dejaba de estar pendiente de lo que sucedía en Maranello y se ha mantenido así desde su llegada a Force India, donde paso a paso fortalece su candidatura y deja el futuro abierto para hacer el movimiento cuando así se lo ofrezcan.

Checo tiene una nueva campaña para volver a hablar en la pista, donde mejor lo hace, y debe batir a su coequipero Ocon para ser tomado en cuenta si es que Kimi decide retirarse o Vettel busca nuevos aires. Pérez estará esperando y sabemos cuál es su primera opción.

En Ferrari te llaman y eso es lo que espera Checo en 2017. Sólo hay que esperar un poco más y el sueño platónico del piloto mexicano podría finalmente consolidarse si las fichas se acomodan para ello.

© CAJR/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *