El arte del engaño

Si algo es irrelevante en la Fórmula Uno, son los tiempos de la pretemporada. Se pueden calcular las variables, tratar de comparar los tiempos logrados y analizar lo visto en pista, pero es imposible determinar si una vuelta representa el ritmo real de carrera o se trata de un engaño al resto del mundo.

Tras ocho arduos días en Barcelona, sólo los equipos saben si están en sus métricas esperadas y dónde pueden reducir algunas milésimas. Sin embargo, no pueden saber qué es lo que los separa de sus rivales.

Ferrari logró cronometrar la mejor vuelta en el trazado catalán, pero no sabemos si guardan algo o no. Lo mismo sucede con las flechas plateadas que podrían tener aún tiempo para reducir. Unos declaran que los otros son los rivales a vencer y viceversa tratando de desviar los reflectores de su garaje y Kimi se atreve a señalar que podría haber sido más rápido. Atrás, Red Bull Racing se relega un poco, no sabemos si por estrategia o por que el auto aún necesita ser trabajado, pero los de Horner se notan tranquilos como cuando sabes que tienes al mejor diseñador de la categoría en tu planta.

La media tabla es un indecifrable y Williams dio un aviso con el mejor tiempo del martes; Renault, a través de Hulkenberg, dice que no tiene como pelear puntos, mientras que Toro Rosso salta del fondo a los mejores tiempos de un día para otro. Todos discursos que llevan un mensaje para los rivales pero que nadie sabe cuál es el mensaje real. Force India y Haas se limitan a decir que todo va en programa y hay dónde mejorar, una ecuanimidad que pareciera ya más propia de la temporada que de las pruebas en Barcelona.

Atrás está Sauber como ha estado en últimas fechas, con poco que esconder del mundo. Pero también está McLaren que muestra una crisis propia de un equipo debutante y no de un histórico de la categoría, con problemas en la planta de poder y su asociación con los nipones de Honda. Alonso es el vocero de Woking y declara culpable al motor mientras que los japoneses poco hablan al respecto. Eso sí, lo mostrado en la pista realmente da a pensar que ni ingleses ni suizos pueden engañar al resto de la F1, no están listos para pelear en 2017.

Tras ocho días de pista, todos nos engañan, ¿o no? Sabremos en Melbourne.

© CAJR /2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *