Una nueva era

La Fórmula Uno es cíclica. En ocasiones tienes la mejor combinación de piloto-auto para estar en la cima y en otras algo simplemente no funciona y te encuentras en la sima. El dominio que ha tenido Mercedes en los últimos tres años difícilmente lo volveremos a ver, pero lo mismo dijimos cuando McLaren logró 15 victorias en 16 grandes premios en 1988 y después vinieron Schumacher y Ferrari para destrozar récords en el primer lustro del nuevo milenio. Le siguieron Red Bull Racing y Vettel antes del dominio ya mencionado de Mercedes de 2014 a 2016. En fin, siempre que pensamos que algo será irrepetible, llega otro equipo y trata de demostrar lo contrario.

Sin embargo, los cambios para 2017 permiten que las escuderías vuelvan a pizarrón totalmente en blanco para diseñar sus bólidos con los que buscan llegar a lo más alto. Ideas nuevas, aprovechamiento de experiencia pasada y mejor entendimiento de las ventajas que podría sacarse a las nuevas reglas son solo algunos de los elementos que los equipos buscan explotar para tener una exitosa temporada sobre la cual puedan construir en años venideros.

Estamos frente a una nueva era como cada que hay cambios sustanciales de las reglas de juego. Autos más grandes, llantas más anchas, alerones más bajos, todo hará que la incertidumbre sea la normal en las pruebas de pretemporada, tal y como sucedió en 2009, y a partir del GP de Australia será claro quien tomó mejor ventaja de las oportunidades que las nuevas reglas representan. Sin embargo, no hay que dejar de lado que serán los equipos con mayores presupuestos quienes puedan acelerar el desarrollo de los autos y, por ende, los equipos pequeños tienen pocas oportunidades de poder avanzar mucho después de la primera fecha del año. Los Mercedes, Ferrari, Renault, Red Bull y McLaren serán sin duda los que puedan invertir en corregir para alcanzar o simplemente separarse del resto de la parrilla mientras que equipos más modestos como Sauber, Force India, Haas, e incluso Williams, tendrán que esperar a que su auto 2017 sea un acierto desde el principio.

Con las plantas de poder nuevamente en desarrollo importante, las distancias también podrían acortarse o, lo que sería peor para la F1, alargarse si Mercedes mantiene la ventaja sobre sus rivales y estos no pueden acortarla aerodinámicamente. En ese terreno tres equipos pequeños tienen ligera ventaja, Force India que usa Mercedes, y Sauber y Haas con su motor Ferrari que todavía está un poco por arriba de la planta de poder francesa de Renault.

La batalla comienza desde el primer entrenamiento de invierno pues no hay tiempo que perder en el desarrollo de los autos en esta nueva era de la Fórmula Uno, una que podría regresar a la gloria a la categoría o sumirla en un dominio absoluto de algún equipo y que siga generando menor interés en la afición. Dependerá en gran medida de todos los actores el crear las historias para ser recordados en un futuro.

Colofón

A esta nueva era se suma el fin de la era de Ecclestone al mando de la máxima categoría, una época en la que económicamente se creció a pasos agigantados pero que deportivamente hizo de la Fórmula Uno un producto y una categoría que dejó de lado sus tradiciones y lo que la convirtió en la máxima categoría del automovilismo. Esperemos que los nuevos dirigentes sepan analizar bien el problema y, sobre todo, traigan soluciones para revivir la gloria que en últimos años se ha perdido.

© CAJR /2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *