¿A dónde va Williams?

Tras la época de gloria en la década de los 90’s, la firma de Groove se mantuvo estable hasta 2005 cuando terminó su relación con su proveedor de motores BMW y se vio forzado a ir con Cosworth antes de tomar unidades de poder Toyota de 2007 a 2009. Después de intentar con Cosworth nuevamente y con Renault, en 2014 consiguieron el mejor motor de la categoría para catapultarse (léase Mercedes) para saltar hasta el tercer puesto en el Campeonato de Constructores, únicamente detrás de Mercedes F1 y Red Bull Racing.

Durante el periodo 2006 a 2012, el equipo dirigido por Sir Frank Williams firmó sus peores campañas y tuvo que recurrir a traicionar sus principios de no aceptar pilotos de paga ni patrocinadores de economías inestables ante la falta de flujo de dinero por sus pobres resultados y nulo protagonismo. Con ese panorama es que llegó la campaña 2014, con el experimentado Felipe Massa y el prometedor Valtteri Bottas al volante, que redituó en nueve podios y un ánimo que en muchos años no se había visto en una de las escuderías privadas más emblemáticas de la categoría, quizá sólo detrás del difunto Lotus y del resurgente McLaren.

En el tercer año de la asociación Williams-Mercedes, los de Groove, ahora totalmente dirigidos[1] por Claire Williams –recién apuntada OBE por la Reina–- se encuentran en esa rara situación en la que no han podido ser constantes para pelear por regresar a lo más alto del podio y han sido rebasados por Scuderia Ferrari y Red Bull Racing en la lucha por acompañar a Mercedes en el podio de cada carrera. No sólo eso, sino que han sido opacados de cierta manera por Force India por las actuaciones de Checo Pérez pues, mediáticamente, causa mayor atención un podio de un equipo inesperado que resultados constantes de otro equipo, pero sin podio.

Tras Canadá y el podio de Bottas pudieron recuperar algo de protagonismo, confirmar que son el cuarto equipo en la F1 sin duda alguna y pensar en que la diferencia con Red Bull Racing y Scuderia Ferrari no es tan amplia. Sin embargo, la realidad es que Williams parece estar en un bajón que no le permite ser protagonista este año y realmente se acaba el impulso de aquella campaña 2014.

El año entrante habrá reglas nuevas y pueden confiar en que el motor de Mercedes seguirá siendo una constante, pero ya no una ventaja avasalladora como llegó a ser. Podrían capitalizar en el talento de Bottas y buscar exprimir un último año de Massa que ha tenido un papel fundamental como desarrollador y mentor del finlandés, pero quizá convendría pensar en buscar otro piloto dispuesto a crecer con el equipo hacia el siguiente nivel, claro, si es que el auto da para ello pues de lo contrario corren el riesgo de ser rebasados por McLaren, Force India y Scuderia Toro Rosso que vienen presionando fuerte por ser invitados constantes en la Q3 y por aprovechar lo que dejen los tres mejores equipos de la categoría además de que el renacido equipo Renault podría recuperar el nivel en poco tiempo. Si no toman cartas en el asunto, Williams deberá conformarse con la posición que hoy ocupa o terminar cayendo en la tabla de constructores para el siguiente año.

@elzurdojalife

[1] Frank Williams ha ido disminuyendo su involucramiento con la escuadra desde marzo de 2012 y Claire fue nombrada la directora del equipo antes de iniciar la campaña 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *