No fue caballerosidad de Rosberg

Lewis Hamilton ganó por segunda ocasión en su carrera el Gran Premio de Mónaco. Claro está que no lo pudiera haber hecho, o al menos le habría costado más trabajo, sin el error garrafal de Red Bull al no tener los neumáticos de Daniel Ricciardo listos.

Sin embargo, otro punto vital de la carrera fue el momento en que Nico Rosberg permitió que el inglés (previa petición del equipo) lo rebasara para intentar atacar a Ricciardo. Nico era más lento que Lewis y tenía problemas con la temperatura de sus frenos y neumáticos por lo que este era el movimiento lógico para que Mercedes tuviera oportunidad de ganar.

Ahora todos dicen que Nico es un caballero, adjetivo que sí aplica a la situación, pero pocos mencionan que realmente le está pagando a Lewis, y en cierta medida a Mercedes, la deuda del Gran Premio de España. Aun cuando Lauda haya dicho que Lewis se precipitó, la realidad es que la culpa de ese accidente entre ambos pilotos de Mercedes, fue de Rosberg. Sí, el alemán venía en primer lugar, pero le cerró la puerta a su coequipero cuando Lewis ya estaba con sus neumáticos delanteros a la altura de los traseros de Rosberg. En términos simples, Lewis ya había metido el auto.

Así que no me compro la narrativa completa de que Nico es un caballero que piensa en el equipo antes que en sí mismo. La realidad es que no sabemos qué pasó entre España y Mónaco, pero seguro el equipo se dio cuenta de que el accidente fue causado por el güero y tenía una deuda moral con ellos. Esa deuda ya está saldada y ahora pueden pelear nuevamente hasta el final, sólo no nos sorprendamos si Hamilton nunca le regresa este favor a Nico, porque no tiene por qué hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *