alonso

El regreso de Alonso

 

El regreso de Alonso

Qué gusto da volver a encontrarse al asturiano en la pista, pero que desgracias es verlo en un auto que ni siquiera llega a los talones de los pésimos monoplazas que la Scuderia Ferrari le presentaba. Es claro que la transición de motor en McLaren será larga y tormentosa por lo que seguramente el español desperdiciará otro año en busca del tricampeonato  mientras buscan un acoplamiento óptimo a la fuente de poder producida por Honda, aunque todos sabemos que el problema en Woking no sólo proviene de dicho elemento del MP4-30.

Si da gusto ver a un deportista regresar, más lo da cuando es alguien que brinda algo especial a la competencia. Tener a Kevin Durant de gala en la banca, a Carlos Vela en la tribuna o Peyton Manning en su casa no es lo ideal, ni para el deportista ni para el aficionado, menos para el deporte en sí y aunque Alonso únicamente perdió un gran premio es, sin duda, una de las estrellas del show de la máxima categoría del automovilismo que hace que cada competencia sea distinta.

El regreso se da en medio de los cuestionamientos sobre el accidente sufrido en Barcelona durante las pruebas invernales y rápidamente el volante desmintió versiones respecto de una fuerte ráfaga de viento o la pérdida de conciencia como causantes de su accidente. Especuló acerca de una rotura de algún componente que dirigió el auto hacia su derecha y categóricamente echó a reír al señalar su asombro respecto de las versiones que los medios circularon sobre su despertar. Negó, pues, que haya despertado en 1995 queriendo ser una estrella de Fórmula Uno o que hubiera regresado en sí hablando en italiano pensando estar aún en Maranello.

No Fernando, no hay que reír pues tu presente es similar a cuando corrías para un equipo en Faenza, Italia, cuando aún soñabas con ser una estrella de Fórmula Uno y peleabas cada carrera por lograr una calificación decente entre los últimos autos de la parrilla. Tu MP4-30 no es muy distinto al PS01 en qué debutaste y McLaren se parece mucho hoy al extinto Minardi sólo que con más presupuesto y renombre. Hoy, parece que estás de vuelta en 2001 cuando apenas te dabas a conocer en el mundo de la F1.

Hoy estás tan lejos del tricampeonato soñado como cuando regresaste a Renault después del experimento fallido en McLaren y esperas, y nosotros contigo, tener un auto digno de tu envergadura e historia, digno de todas las alegrías que nos has dado como aficionados del automovilismo y la Fórmula Uno, para que una vez más te veamos peleando al frente, luchando por el podio, por victorias, por el título. De no ser así, tu regreso será meramente anecdótico, cómo Mansell con McLaren, como Schumacher con Mercedes, como muchos otros, aunque más corto, pues dejaste a la Fórmula Uno sólo durante el GP de Australia.

© CAJR/2015

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *