newey 2

El retiro de Newey

Lo confieso: los rumores que rondaban en torno a la posibilidad que la Scuderia Ferrari lograra hacer cambiar a Adrian Newey su oficina en Milton Keynes por una ubicada en la Emilia-Romagna italiana, más específicamente en la Via Abetone Inferiore No. 4 en el que se ubica el equipo del  cavallino rampante, me fascinaban. La simple idea que el multicampeón de la F1 (como diseñador, evidentemente) tomará las riendas de un equipo que parece no tener un rumbo fijo más que hacia abajo, para juntar sus habilidades aerodinámicas con uno de los mejores motores del mundo, me parecía suficiente para soñar con la llegada del inglés a Italia y restaurar la gloria de los escarlatas.

No sólo el proyecto de Fórmula Uno podía haber sido ofrecido a Newey; también está el inminente regreso de Ferrari a Le Mans para disputar la categoría LMP1 y su entrada al Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) que podría representar un reto adicional para el inglés y, por si ello no fuera suficiente, la opción a participar en el diseño de LOS autos de calle. Era una oportunidad de aparejar uno de los mejores diseñadores de la historia con la máxima casa automotriz del mundo. Proyectos suficientes y diversos para mantener a Newey enfocado y motivado podrían sobrar por lo que era un movimiento que tenía sentido de cierta forma.
newey 1
Sin embargo, sabía que resultaba un cambio de panorama poco probable porque el único que tenía una fuerte apuesta con el movimiento era el mismo Newey. Si bien siempre podría haber esgrimido sus éxitos previos en caso de fallar en Maranello, el inglés hubiera puesto gran parte de su reputación en la línea (otra vez) con un movimiento al sur del continente europeo al tener la obligación de ganar nuevamente y tener resultados casi inmediatos. La labor de reconstrucción es algo que quizá a su llegada a Williams, McLaren y Red Bull Racing podía atraerle, pero a sus 55 años dudo mucho que sea su deseo comenzar de nuevo.
Realmente Newey no tiene nada que probar y su coqueteo con proyectos distintos a la F1 ha sido bien documentado, sobre todo el de la Copa América de yates, por lo que resulta natural que Red Bull decidiera mantenerlo en casa y ofrecerle algo atractivo para lo que enfrenta el inglés: su retiro de la Fórmula Uno. Con todo lo que la bebida energética patrocina, bien podrían utilizar a Newey en una infinidad de programas que lo mantengan ocupado y motivado sin que tenga que mudarse y para que, si desea volver a desempeñar algún cargo en la F1, pueda hacerlo ahí mismo y no con un rival.
De cualquiera manera, me habría encantado ver a Newey tomar el puesto en Ferrari. Nadie más podía ofrecerle el reto que los italianos representan.

 

© CAJR / 2014