Rush-movie-latest-2013-1080p

Rush: la leyenda, la película

Las carreras de autos son sinónimo de valor, coraje y corazón; el deseo de ganar es lo que motiva a muchos pilotos y la adrenalina que obtienen de arriesgar sus vidas es lo que los hace sentirse vivos. Sin embargo, también el automovilismo también es sinónimo de inteligencia, paciencia y conocimiento técnico para que el auto sea más veloz. Manos y cerebro resumido en dos palabras. Los pilotos tienen un poco de cada parte, pero siempre debe haber un cierto balance para que un piloto sea exitoso por lo que la rivalidad del británico James Hunt y el austríaco Niki Lauda tomó tintes de leyenda cuando ambos competían por el Campeonato Mundial de 1976 al representar los extremos de los tipos de pilotos: Hunt el talentoso; Lauda el cerebral.

Esta situación es retratada perfectamente por el director Ron Howard (“Una Mente Brillante”, “Apolo 13”) en la película Rush en la que relata la rivalidad de Hunt (Chris Hemsworth) y Lauda (Daniel Bruhl) durante la temporada de 1976 de la Fórmula Uno, pero también se ocupa para introducirnos a las vidas de los protagonistas en su camino hacia la máxima categoría del automovilismo y, sobre todo, sus personalidades. Si bien la cinta comienza en el GP de Alemania en el Nürburgring, el trayecto desde la Fórmula 3 hasta la F1 que nos muestra Howard (aunque con ciertas licencias artísticas para alterar la historia real) deja puestos los antecedentes para retomar la batalla por vencer en el Infierno Verde (apodo del Nürburgring) y recrear de manera convincente el accidente que definió la temporada y el destino del circuito de casi 23 kilómetros de longitud. El desenlace es llevado a la pantalla de manera maravillosa sin caer en los clichés de Hollywood (aunque sea una película británica) que normalmente suelen acompañar a las filmaciones basadas en historias reales.
Para los que nunca vimos correr a Niki Lauda, James Hunt y demás contemporáneos, es un deleite la forma en que reconstruyeron la leyenda de su rivalidad y la fidelidad que mantuvieron en el rodaje para utilizar autos de Fórmula Uno históricamente correctos y con una atención al detalle bastante apegada a lo sucedido en 1976. La forma en que se narra la temporada y las escenas de automovilismo son de gran calidad, siendo fieles al ambiente de la F1, pero permitiendo al espectador sentirse dentro de la batalla entre Hunt y Lauda.
Si bien por algunos momentos la historia se desenvuelve de manera lenta, en especial para los no tan aficionados al deporte motor, el ritmo que lograron imprimir es suficiente para no perder la secuencia de lo acontecido durante 1976 y entender la situación que se vivía en la Fórmula Uno y en las vidas de cada uno de los protagonistas. Sin duda alguna, Ron Howard ha logrado acrecentar la leyenda de Hunt y Lauda con la película Rush.
© CAJR / 2013